Ermita del Santo Calvario

La construcción de esta ermita concluyó en 1655 gracias a los materiales que se compraron con las limosnas recaudadas por la Tercera Orden de San Francisco y uno de sus miembros más reconocidos, el entonces Hermano Pedro. Está ubicada al final de la Calle de los Pasos en camino a la alameda. En el complejo, que consiste además de varias capillas y un jardín, se puede encontrar el árbol del Hermano Pedro.